«Puente» y «Mercado» (Sobre la obra de Alberto Castro Leñero)

Obra de Alberto Castro Leñero.

Texto de Ana Matías Rendón

«Puente», 1995. Alberto Castro Leñero.
Madera, encáustica y acero. 60 x 94 x 94 cm

Puente

Un puente es una forma metafórica de suponer que estamos conectados. Estamos convencidos que enlaza un lugar con otro, pero es el paso para la invasión. La gente cree que podemos cruzar al otro lado, salvando la distancia. Es una mentira. El desdoblamiento es una ilusión. Dos mundos, cuyas figuras son iguales, el contenido es diferente. Mientras más sencillo es un puente, más difícil es atravesarlo. La complejidad se encierra en dos mundos-tierra, cuyo paso de madera y acero es sostenido por el aire y no por los hexágonos. Los mundos están contra la pared. El puente puede ser real, tal vez el sueño termine por despertarnos.

«Mercado», 2016. Alberto Castro Leñero.
Hierro. 25.5 x 160 x 96 cm

Mercado

El Mercado no es un mercado. Está conformado de triángulos y rectángulos, tubos que se anidan para formar un cuerpo; es un monstruo con cuernos, un sistema que se extiende entre recovecos. Un animal de cientos de voces que hablan al mismo tiempo. Cada línea es una vía compuesta de parajes, estrías atravesadas de lado a lado, mientras las hormigas se suben sobre su lomo. El murmullo que sale entre sus patas, espanta moscas. La columna que sostiene sus partes no está construida para hacerlo caminar. Transitamos entre el eco que escucharon tus viajeros y la voz de mis antepasados que se niegan a morir. Aquí nos encontramos. Sin nada, y todo. Un intercambiador de materiales que dejó de ser un trueque, es hierro.

Publicado en: Castro Leñero, Alberto. Extrarradio. México, UAM, 2017, p. 23.

A %d blogueros les gusta esto: